Historias de DKMS: Joaquín a más de 60 días después de su trasplante

Su historia es parecida a una que les hemos contado en ocasiones anteriores, pero ha tenido la suerte que muchas de esas otras aún no tienen. A sus 7 años, la vida de Joaquín se vio interrumpida por una enfermedad cuya única posibilidad de cura era un trasplante de células madre sanguíneas y hoy, 60 días después de su trasplante, se encuentra fuera de la clínica y recuperándose.

Un día su papá lo encontró cansado y pálido, y decidieron hacerle exámenes. Así comenzó el momento más duro que Joaquín Du Monceau de Bergendal Labarca y su familia, han enfrentado. A sus 7 años fue diagnosticado con Anemia de Fanconi, una enfermedad poco conocida que altera el funcionamiento normal de su médula ósea, la fábrica de la sangre, y lo deja vulnerable ante cualquier enfermedad. “Uno piensa que estas cosas no van a pasar, hasta que llega el día” cuenta Pía Labarca, mamá de Joaquín. “Son pruebas muy duras. Ver sufrir a un hijo y saber que se va a enfrentar a un proceso tan largo y duro para él, física y emocionalmente, es la pesadilla de todo papá. Estamos viviendo lo que todo el mundo teme cuando trae un hijo al mundo”. Debido a lo rara y compleja que es su enfermedad, Joaquín viajó con su familia a Oregon, Estados Unidos para ser tratado por una doctora especialista en la enfermedad en el OHSU Doernbecher Children’s Hospital. Y al mismo tiempo se inició una búsqueda por todo Chile y el mundo por un donante compatible.

Con el apoyo de su colegio en noviembre del año pasado se realizó una campaña en la que se registraron más de 700 personas, todas dispuestas a darle una nueva oportunidad a Joaquín o a quien lo necesite. Afortunadamente, las cosas marcharon bien para Joaquín y su familia. El 18 de diciembre, como regalo adelantado de navidad, la familia recibió la noticia de que había un donante compatible y disponible para Joaquín, y que el trasplante se realizaría un mes más tarde, días después de su cumpleaños número 8.

Es así como hoy podemos contarles que, tras 8 rondas de quimioterapia que destruyeron todas las células enfermas de su cuerpo para prepararlo para recibir unas nuevas y sanas, el 19 de enero Joaquín recibió su trasplante de células madre sanguíneas. Y hoy, a más de 60 días post trasplante, se encuentra fuera de la clínica y recuperándose.

Niños como Joaquín aún esperan por ese donante compatible que puede darles una nueva oportunidad de seguir viviendo. Registrarse es importante y tú puedes hacerlo aquí.