Osornino de 16 años te invita a salvar la vida de alguien con cáncer de sangre

Su familia, miembros de la comunidad de Osorno y la Fundación DKMS, realizarán una campaña de registro de potenciales donantes de células madre, el próximo sábado 23 de noviembre a partir de las 10 horas en el Gimnasio del Liceo Eleuterio Ramirez de Osorno.

Benjamín Leal es un joven osornino de 16 años, deportista y muy cercano a la Iglesia Evangélica. Su sueño es estudiar, trabajar en minas y viajar, por lo que sabe que debe esforzarse mucho. Sin embargo, en agosto de este año sus sueños se vieron interrumpidos cuando sus médicos le dieron el peor de los diagnósticos. Tenía Leucemia Linfoblástica Aguda, el cáncer de sangre más frecuente en menores de edad. Debido a la agresividad de la enfermedad, su única opción de cura es realizarse un trasplante de células madre sanguíneas, el que podría recibir de un familiar compatible.

“A Benjamín le están buscando un donante compatible dentro de su familia, pero quiere que su historia sirva para que todos los pacientes que necesitan un trasplante de células madre sanguíneas, encuentren un donante compatible, su gemelo genético”, explica Manuel Pérez, Coordinador de Campañas de DKMS Chile.

Por esta razón, la familia de Benjamín, junto a la Fundación DKMS, realizarán una campaña de registro de potenciales donantes de células madre sanguíneas en la ciudad de Osorno, el día sábado 23 de noviembre entre las 10 y las 18 hrs en el Gimnasio del Liceo Eleuterio Ramirez, ubicado en Arturo Prat 750, Osorno. “Todas las personas de entre 18 y 55 años, que pesen más de 50 kilos y que tengan buena salud, pueden registrarse como potenciales donantes y quedar a disposición de todas las personas con cáncer de sangre del mundo, que puedan necesitar un trasplante para sobrevivir”, explican en la Fundación.

Los padres de Benjamín hacen un llamado a toda la comunidad de Osorno, así como también a todos los chilenos, para que se registren como potenciales donantes y aumenten las probabilidades de que todos los pacientes encuentren al “gemelo genético” capaz de salvar sus vidas. “Cada uno de nosotros podría ser la única persona en el mundo capaz de salvarle la vida a otro. Además, es una donación que se hace en vida y que no tiene consecuencias negativas para quien la realiza; es más bien un regalo el poder salvarle la vida a una persona con cáncer”, sostiene Michelle Vidal, mamá de Benjamín.

El Proceso de Registro

El proceso de registro consta de 2 pasos: llenar un formulario de consentimiento y tomarse una muestra de tejido desde el interior de las mejillas, con 3 cotonitos especiales para este tipo de análisis.

La Donación

En caso de que un donante sea requerido por un paciente por resultar compatible con él, podrá donar a través de cualquiera de estos 2 métodos, según lo que solicite el médico del paciente:

  • Sangre periférica: Es un proceso similar a una diálisis o a donar plaquetas. Durante los 5 días previos a la donación, el donante recibe un medicamento que moviliza sus células madre sanguíneas desde su médula ósea a su torrente sanguíneo. El día de la donación, se le extrae sangre por un brazo, la que es filtrada por una máquina de aféresis para obtener sólo sus células madre sanguíneas y luego esta sangre le es devuelta por una vía ubicada en su otro brazo. Es un proceso ambulatorio que dura una mañana. Una vez finalizado, el donante vuelve a su casa. DKMS ha hecho posibles más de 79 mil donaciones y ninguno de estos donantes ha presentado problemas a largo plazo.

  • Médula Ósea: Las células madre sanguíneas son extraídas desde la pelvis del donante, donde hay una más alta concentración de médula ósea, que es muy rica en células madre. Es un procedimiento que se realiza en un pabellón bajo anestesia general, en el que el médico hace 2 pequeñas incisiones para extraer las células desde el hueso de la cadera. El principal riesgo está asociado a la anestesia general, como cualquier procedimiento médico de este tipo. Posteriormente, el donante puede sentir algo de dolor local en la zona de la incisión, la que desaparece al cabo de unos 3 días.