Cáncer de sangre

Mieloma múltiple

El mieloma de células plasmáticas, también conocido como mieloma múltiple, es un cáncer de la médula ósea. Se genera a partir de células plasmáticas, responsables de producir anticuerpos en el sistema inmunológico, es decir, proteínas que pueden reconocer antígenos de bacterias y virus.

Última actualización: 16/03/2021

El mieloma de células plasmáticas, también conocido como mieloma múltiple, es un cáncer de la médula ósea. Se genera a partir de células plasmáticas, responsables de producir anticuerpos en el sistema inmunológico, es decir, proteínas que pueden reconocer antígenos de bacterias y virus.

En las células plasmáticas pueden producirse mutaciones en las que las alteraciones genéticas hacen que esas células comiencen a multiplicarse excesivamente, pero no dejen de producir anticuerpos. Puesto que todas se originan a partir de una única célula de mieloma "madre" originalmente mutada y son sus clones, estas células producen exactamente el mismo tipo de anticuerpo, que se denomina proteína monoclonal, que puede servir como marcador de enfermedades. Se desconocen los factores que promueven el desarrollo del mieloma de células plasmáticas. Se considera que la aparición de las mutaciones descritas anteriormente es un fenómeno aleatorio.

Causas

Generalmente, el mieloma aparece después de los 60 años y está precedido por una larga condición previa al cáncer llamada "gammapatía monoclonal de significado incierto (GMSI)". La GMSI no presenta ningún síntoma y la enfermedad se detecta accidentalmente en función de la velocidad de sedimentación globular (VSG) y la detección de proteína monoclonal en el análisis de sangre. La GMSI es bastante común, y muchas personas viven con ella sin darse cuenta. En muchos casos, el mieloma nunca se desarrolla, por lo que no hay indicaciones de tratamiento, y los controles regulares son totalmente suficientes. En etapas posteriores de la enfermedad, el número de células plasmáticas en la médula ósea aumenta y la concentración de proteína monoclonal en la sangre se denomina "mieloma latente". La enfermedad permanece asintomática y puede durar varios años así. En la mayoría de los pacientes no hay necesidad de tratamiento. Sin embargo, las pruebas de control deben llevarse a cabo con mayor frecuencia, para identificar el momento de progresión a la siguiente etapa, es decir, el "mieloma sintomático".

Síntomas

Los síntomas del mieloma se derivan de la multiplicación excesiva de células plasmáticas en la médula ósea. A medida que la enfermedad avanza, las células plasmáticas llenan la médula ósea y eliminan la producción de células sanguíneas normales. Esto generalmente causa anemia, a causa de la cantidad insuficiente de glóbulos rojos. Las células plasmáticas también secretan sustancias que destruyen el tejido óseo. Esto crea "agujeros perforados" por las lesiones de mieloma, llamadas lesiones osteolíticas, lo que puede resultar en fracturas que a menudo involucran a las vértebras y pueden causar dolor severo. La proteína monoclonal producida por las células plasmáticas también es dañina. Si hay altas concentraciones en la sangre, puede existir obstrucción de los túbulos renales e insuficiencia renal. El mieloma también implica una alta susceptibilidad a infecciones que, sin el tratamiento adecuado, pueden poner en peligro la vida.

Tratamiento

El tratamiento del mieloma busca destruir la mayor cantidad posible de células plasmáticas para prevenir o eliminar los síntomas. Desafortunadamente, el mieloma se considera hasta ahora una enfermedad incurable. Por lo tanto, el objetivo es controlarlo para que no afecte a la calidad ni a la esperanza de vida. No obstante, dado que la terapia en sí puede tener efectos secundarios, solo se introduce una vez que se cumplen ciertos criterios de laboratorio. El diagnóstico incluye un análisis de sangre y orina, biopsias de médula ósea y exámenes radiológicos, como una tomografía computarizada o una resonancia magnética de cuerpo entero.

El mieloma casi siempre se ramifica desde su inicio y ocurre en muchas partes del cuerpo. Por lo tanto, el tratamiento debe ser sistémico y administrarse en forma de inyecciones o medicación oral. Si existen lesiones que muestren riesgo de fractura o infiltraciones que compriman la médula espinal, la radioterapia y el tratamiento ortopédico pueden ser útiles. La primera etapa del tratamiento es la llamada inducción. Por lo general, se utilizan tres fármacos con diferentes mecanismos de acción. El efecto secundario más común del tratamiento es la neuropatía, que se manifiesta en alteraciones sensoriales en pies y manos. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes el tratamiento de inducción es tolerable. Se repite periódicamente durante unos cuatro meses, normalmente sin hospitalización. Por lo general, produce una respuesta, como una disminución en el número de células plasmáticas a la mitad o más.

En personas de hasta 70 años que no tienen otras afecciones graves, el siguiente paso es un tratamiento con dosis altas, es decir, la quimioterapia aplicada en dosis muy altas durante uno o dos días. Este tratamiento permite profundizar y mantener la respuesta, pero al destruir las células del mieloma también causa un daño irreversible a las células normales de la médula ósea. Esta terapia solo se puede utilizar habiendo recolectado previamente células madre hematopoyéticas. Esas células se extraen de la sangre del paciente, después de la estimulación con los medicamentos adecuados, utilizando una máquina separadora de células, y luego se congelan en vapor de nitrógeno líquido.

Una vez finalizado el tratamiento, las células son administradas al paciente; estas llegan al hueso y en aproximadamente dos semanas reponen la médula ósea destruida. Este procedimiento se denomina trasplante autólogo de células hematopoyéticas. El trasplante en sí no tiene un efecto terapéutico, pero permite la aplicación de quimioterapia en dosis suficientemente altas. En algunos pacientes con mieloma, este procedimiento se realiza a menudo dos veces con un intervalo de tres meses. La terapia de dosis alta se asocia a un riesgo de complicaciones potencialmente mortales, lo que es especialmente cierto durante las dos primeras semanas, cuando el cuerpo está inmunodeprimido y, por lo tanto, expuesto a infecciones. El tratamiento debe llevarse a cabo en salas especiales de trasplantes, en donde se apliquen las medidas preventivas adecuadas.

A pesar de la inducción y de la terapia de dosis altas respaldada por el trasplante autólogo de células hematopoyéticas, la enfermedad puede volver después de un período variable. Es entonces necesario introducir otra línea de tratamiento; hoy en día, se dispone de multitud de fármacos con diferentes mecanismos de acción que, cuando se utilizan en caso de recaída, suelen permitir el control de la enfermedad y contribuir a alargar la vida del paciente. La esperanza de vida media de los pacientes con mieloma se ha duplicado en las últimas décadas.

En pacientes jóvenes, cuyo mieloma suele ser más dinámico, se puede considerar el trasplante de células hematopoyéticas de un donante. Dicho trasplante, llamado alogénico, puede conducir a la recuperación; sin embargo, es un método más riesgoso y, por lo tanto, se usa rara vez en pacientes con mieloma de células plasmáticas. Hay grandes esperanzas en la inmunoterapia con linfocitos T modificados genéticamente, conocidos como "células CAR-T". Actualmente su eficacia se está evaluando mediante ensayos clínicos.

Otras enfermedades tratadas con células madre hematopoyéticas

  • Trastornos mieloproliferativos
  • Síndrome mielodisplásico
  • Inmunodeficiencias complejas

Ayúdanos a registrar aún más personas

¿Quieres motivar a otros para que se registren o averiguar de qué otra manera puedes ayudar? ¡Todos podemos ayudar!