Cáncer de sangre

Leucemia

La leucemia es un tipo de cáncer de sangre que afecta las células sanguíneas en tu médula ósea, usualmente los glóbulos blancos.

Última actualización: 16/03/2021

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es un cáncer que afecta los glóbulos blancos de la sangre. Debido a mutaciones genéticas las células madre de la sangre se transforman en malignas, esto es, proliferan e invaden la médula ósea normal y se liberan a la sangre. Cuando la enfermedad se descontrola invade todos los órganos del cuerpo y puede causar la muerte por el compromiso de cualquiera de ellos. El efecto mas inmediato y grave de este fenómeno es sobre las células normales de la sangre: glóbulos rojos, causando anemia; globulos blancos, predisponiendo a infecciones oportunistas que pueden ser graves; plaquetas, predisponiendo a hemorragias.

Los síntomas clínicos de la leucemia aparecen progresivamente según la enfermedad avanza. Como desde el principio es una enfermedad diseminada, no podemos diagnosticarla precozmente y cuando se detecta todo el organismo está infiltrado de células leucémicas.

La leucemia se clasifica en:

  • Leucemia mieloide aguda, que ataca a niños y adultos
  • Leucemia mieloide crónica, mas frecuente en adultos mayores
  • Leucemia linfoblástica aguda, mas frecuente en niños y adultos jovenes
  • Leucemia linfática crónica, mas frecuente en adultos mayores.

El tratamiento de todas las formas de leucemia se inicia con quimioterapia. Esto es, medicamentos que impiden la proliferación de las células malignas y que en muchos casos consiguen curar al paciente. Sin embargo, otros tienen una recidiva o progresión de la enfermedad y deben recurrir a un trasplante de células madre de la sangre de un donante sano.

Aunque los síntomas de los diferentes tipos de leucemia son comunes, cada tipo de leucemia tiene características y pronóstico propio

Leucemia Mieloide Crónica – Características y síntomas

La leucemia mieloide crónica (LMC) es provocada por una mutación cromosómica: dos de los veintitrés pares de cromosomas en los núcleos de las células humanas están mal translocados, lo que conduce al llamado cromosoma Filadelfia y al gen defectuoso. Ese gen hace que los glóbulos blancos, llamados granulocitos proliferaren de manera incontrolada en la médula ósea e ingresen a la sangre periférica en grandes cantidades.

La leucemia mieloide crónica se desarrolla en etapas, progresando de una en otra en un plazo de muchos años; cada una de ellas tiene sus propios signos y síntomas. Inicialmente, no son numerosos, pero con la acumulación de células sanguíneas inmaduras pueden intensificarse diversas dolencias, lo que indica una progresión de la enfermedad.

Existen tres fases de la leucemia mieloide crónica:

  • Fase crónica
  • Fase acelerada
  • Crisis explosiva

Afortunadamente, en la mayoría de los casos, la enfermedad se diagnostica durante la primera etapa, cuando los síntomas aún son menores. Sin embargo, en ocasiones la leucemia se detecta en su fase avanzada, cuando progresa rápidamente.

Características de la fase crónica

Durante esta fase el paciente presenta varios síntomas menores, como fatiga crónica, dolores de cabeza dolores en las extremidades y pérdida de peso. En el examen físico el paciente tiene típicamente el bazo agrandado. La mayoría de los pacientes se diagnostica en esta etapa, en que el uso oportuno de medicamentos que inhiben el cromosoma Filadelfia, pueden conseguir el control de la enfermedad por muchos años y en algunos casos de forma definitiva.

Características de la fase acelerada

Durante esta fase, la enfermedad progresa más rápidamente. La continua multiplicación granulocitos patológicos genera que los síntomas de la primera fase se intensifiquen, incluyendo sudoración nocturna y dolor más fuerte, así como síntomas característicos de la anemia, fatiga permanente y letargo, así como disnea y disminución de la capacidad de ejercicio. El diagnóstico de leucemia en esta fase todavía ofrece una buena posibilidad de tratamiento eficaz, aunque el pronóstico es un poco peor.

Características de la crisis explosiva

La fase final de la enfermedad se caracteriza por su mayor agresividad. Durante esta etapa, la leucemia crónica comienza a comportarse como una forma aguda de leucemia que puede ser mieloide o linfoblástica. Se manifiesta por infecciones frecuentes y recurrentes que no se pueden curar con un tratamiento estándar. Asimismo, a los pacientes se les diagnostican trastornos hemorrágicos, es decir, trastornos de la coagulación sanguínea causados por un recuento reducido de plaquetas. En esta fase, la enfermedad generalmente se trata como leucemia aguda y el pronóstico es peor.

Leucemia Mieloide Aguda – Características y síntomas

La leucemia mieloide aguda es una neoplasia maligna del sistema hematopoyético que se origina en los glóbulos blancos. Se han descrito mutaciónes genética que causan esta enfermedad. Las células sanguíneas sanas son desplazadas progresivamente por células malignas o blastos, lo que provoca insuficiencia orgánica y la muerte en un lapso muy breve.

La leucemia mieloide aguda ocurre en todos los grupos etários, el riesgo de padecerla aumenta con los años y la edad media de los pacientes es de 65 años. Entre los niños, este tipo de leucemia no es tan común, afectando aproximadamente a 10% de los pacientes jóvenes que padecen neoplasias malignas.

Los principales signos y síntomas incluyen:

  • Anemia. La anemia es causada por una disminución de la cantidad de glóbulos rojos (desplazados por células patológicas), responsables del transporte de oxígeno por todo el cuerpo. Los síntomas incluyen debilidad, letargo, palidez de las membranas mucosas y de la piel, frecuencia cardíaca acelerada, sensación crónica de fatiga, y disminución generalizada del rendimiento físico.
  • Trastornos hemorrágicos derivados de una deficiencia de plaquetas (trombocitos), responsables de la coagulación de la sangre, en correcto funcionamiento, o de una disminución significativa en su número. Los trastornos hemorrágicos pueden manifestarse por petequias en la piel (hemorragias puntiformes de la piel, especialmente en las extremidades), sangrado muy difícil de detener (incluso en el caso de lesiones leves), sangrado espontáneo nasal y de encías y, fácil aparición de hematomas, así como hematuria.
  • Infecciones oportunistas resultantes de una disminución inmunitaria. Como resultado del una disminución de glóbulos blancos normales. Sin tratamiento antibiótico adecuado estas infecciones pueden ser graves.

Otros síntomas preocupantes incluyen:

  • Dolores severos de huesos (brazos, piernas, cabeza, articulaciones)
  • Fiebre y sudores nocturnos
  • Inflamación de la mucosa oral y otras secciones del tracto gastrointestinal
  • Pérdida de apetito que resulta, entre otras cosas, en una pérdida de peso.

Leucemia Linfoblástica Crónica – Características y síntomas

La Leucemia Linfoblástica Crónica (LLC) es la forma más común de leucemia en el mundo occidental, y ocurre principalmente en la vejez. La LLC puede presentar síntomas leves durante años y puede no requerir ningún tratamiento, pero también puede volverse agresiva y –debido a su resistencia al tratamiento– puede conducir a la muerte.

La leucemia linfoblástica crónica ocurre cuando hay una proliferación y una acumulación incontroladas en la sangre y la médula ósea (a veces también en los ganglios linfáticos, el bazo y el hígado) de linfocitos cambiados neoplásicamente: glóbulos blancos. A medida que la enfermedad avanza, los linfocitos modificados desplazan a las células sanguíneas sanas.

Las causas de la leucemia linfoblástica crónica son desconocidas, pero los científicos asumen que la predisposición genética es un factor importante en su desarrollo.

Los síntomas más comunes de la leucemia linfoblástica crónica incluyen:

  • Agrandamiento indoloro de los ganglios linfáticos
  • Aumento de la temperatura por un periodo de tiempo más prolongado, aproximadamente 2 semanas.
  • Sudores nocturnos
  • Fatiga
  • Pérdida de peso

Sin embargo, es raro que los pacientes presenten todos los síntomas, ya que un gran número de casos es asintomático.

Leucemia Linfoblástica Aguda – Características y síntomas

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es una neoplasia maligna del sistema linfático, que afecta principalmente a los jóvenes. Es la neoplasia más común entre los niños (especialmente en la edad de 2 a 6 años), y representa el 30%- 75% de los diagnósticos de cáncer de sangre en ese rango de edad. Si bien su incidencia anual es de 2 casos por cada 100.000 habitantes,.

La leucemia linfoblástica aguda al igual que la de tipo mieloide por mutaciones genéticas en este caso en células linfáticas inmaduras de la médula ósea llamadas linfoblástos.en las cavidades de la médula ósea, se produce un crecimiento descontrolado de linfoblastos. Es también de progresión muy rápida y los síntomas se derivan especialmente de la ocupación medular y el desplazamiento de las células hematopoyéticas sanas.

La leucemia linfoblástica tiene una presentación muy variable produciendo síntomas dispares de un paciente a otro, tanto en su localización, intensidad y duración. Puede iniciarse como un cuadro febril prolongado asociado o no a infecciones de diversos grados de severidad y que no responden a tratamientos habituales. o directamente a las manifestaciones de la insuficiencia medular como la leucemia mieloide. Muchas veces los primeros síntomas pasan inadvertidos y son achacados a patologías comunes y banales, pero la enfermedad progresa inexorablemente produciendo lo síntomas más específicos como la anemia, sangramiento de la piel o las mucosas y fiebre. Los dolores de huesos a veces severos junto con la sudoración nocturna excesiva son también comunes en leucemia linfoblástica.

En el examen físico del paciente con leucemia es frecuente detectar ganglios linfáticos inflamados así como aumento en el tamaño del hígado y bazo.

Los síntomas más importantes que pueden indicar la enfermedad incluyen:

  • Trastorno de la coagulación sanguínea o diátesis sanguínea. Se manifiesta por la fácil formación de hematomas en el cuerpo, incluso por golpes o abrasiones leves, y por la formación de pequeñas manchas rojizas en la piel. Otros síntomas incluyen la presencia de sangre en la orina, así como un sangrado de encías y nariz difícil de detener.
  • Dolor en los músculos y en las articulaciones (especialmente en las extremidades) y entumecimiento frecuente de las extremidades.
  • Fiebre y sudores nocturnos.
  • Anemia causada por una deficiencia de glóbulos rojos. La presencia de anemia puede provocar una sensación de fatiga permanente, disminución de la capacidad para hacer ejercicio, letargo y somnolencia, así como piel pálida.
  • Infecciones frecuentes que, a pesar del tratamiento antibiótico, reaparecen. Esto es causado por la influencia de las células cancerosas en el sistema inmunológico. Los leucocitos sanos son desplazados por las células cancerosas patológicas, lo que hace que el cuerpo sea cada vez más susceptible a diversas infecciones virales, bacterianas y fúngicas.
  • Pérdida de apetito y de peso.
  • Ganglios linfáticos agrandados.
  • Dolores estomacales causados por un agrandamiento del bazo o del hígado

Ayúdanos a registrar aún más personas

¿Quieres motivar a otros para que se registren o averiguar de qué otra manera puedes ayudar? ¡Todos podemos ayudar!